miércoles, 8 de enero de 2014

Aborto

Desde 1974, Julián Marías venía denunciando la gran perversión de nuestro tiempo: "La aceptación social del aborto". Iremos poniendo aquí los diversos testimonios que lo confirman.

Ya en el año 1975, respondiendo al discurso de toma de posesión de Académico de la Lengua de Miguel Delibes, dijo:

"Delibes siente temor ante las desfiguraciones que está experimentando el mundo, ante la pérdida de tantas cosas bellas; siente el peligro que corren el paisaje, las especies animales y vegetales, las aguas, las formas urbanas. Pero él, que compuso una novela contra el malthusianismo, no va a ser cómplice del gigantesco "neomalthusianismo histórico" que se oculta detrás de muchos partidarios de una visión idílica de la naturaleza, capaces de estremecerse ante un cielo un poco empañado o unos peces muertos en un arroyo contaminado, pero que promueven campañas para que millones de niños, de personas humanas en camino, que vienen hacia nosotros, sean muertos antes de abrir sus ojos a esa naturaleza"


Discurso completo de la toma de posesión de Miguel Delibes y respuesta de Julián Marías. El 25 de mayo de 1975.


09 11 1982 Las palabras más enérgicas

06 02 1983 Los países civilizados
24 05 1983 Una visión antropológica del aborto 1
24 05 1983 Una visión antropológica del aborto 2
25 09 1983 Paralelismo
04 11 1983 Los derechos del no nacido derogados por A. Balcels
14 12 1986 Aborto libre y progresismo por Miguel Delibes
19 06 1987 Totalitarismo "legal"
10 09 1992 La cuestión del aborto
10 04 1994 La cuestión del aborto
04 09 1994 La más grave amenaza
25 04 1996 Aborto, terrorismo y narcotráfico
25 04 1996 La vida humana y los límites del poder (I)
02 05 1996 La vida humana y los límites del poder (y II)
17 09 1998 Desde 1974 

10 09 2014 Julián Marías y la defensa de la vida por Monseñor Antonio Cañizares

Entrevista en La Razón 25 11 2003
Entrevista en Alfa y Omega a los 90 años

1 comentario:

  1. Me parece muy bien esta referencia al aborto. Muy acertada y, desde luego, de las que mejor explican todo lo relacionado con el mismo.
    Las sociedades que lo permiten, o que lo permitimos, somos como esas personas que parecen normales y luego se descubre que tenían encerrada a alguna persona en un sotano durante años.
    Es algo monstruoso que no cabe en la cabeza. Pero Marías lo explica de maravilla.
    Gracias.

    ResponderEliminar