miércoles, 17 de junio de 2015

Primera lección en la Universidad española, el 12 de diciembre de 1980

Julián Marías inició su actividad universiaria en España, en el curso 1980, con la "Cátedra Ortega y Gasset", de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Su primera lección fue de una gran trascendencia (se puede acceder a ella en el tomo IX de sus Obras). El título: "La nueva misión de la Universidad".

En dicha conferencia hace alusión a la ausencia del pensamiento de Ortega durante decenios en las instituciones oficiales españolas, aunque permanezca presente en la sociedad. Recuerda además Marías la conferencia de Ortega: "Misión de la Universidad". Lo que pide en ella es una Universidad en forma, para transmitir el sistema vital de ideas de su tiempo sobre el mundo y la humanidad.



Ortega en el año 1914 publicó una conferencia titulada "Vieja y nueva política", de la que dice Marías, en esta su primera lección, que "es demasiado nueva, resulta que más bien va a ser quizá para el siglo XXI". En ella aparecen por primera vez las ideas de Ortega: generación, creencias, autenticidad, masas, minorías, España oficial, España vital. El programa para una "España vertebrada": Los usos y los abusos, la crítica al intervencionismo del Estado, el liberalismo y la nacionalizacón. El camno del amor y no del odio.
En "Vieja y nueva política", Ortega reclamaba la verdadera e íntima opinión de la sociedad, cuestión de difícil solución, pues ya para las personas es problemático descubrir su propia intimidad. Desde esas auténticas ideas de la sociedad es de donde hay que partir para la Nueva política. Los partidos políticos se han ido apartando de la opinión nacional, lo mismo que las corporaciones sobre las que influyen, como los periódicos, las escuelas, las universidades: la España oficial, que es "el inmenso esqueleto de un organismo evaporado". Esto hace que se deje de respetar esas instituciones.
"La España oficial consiste, pues, en una especie de partidos fantasmas que defienden los fantasmas de unas ideas y que, apoyados por las sombras de unos periódicos, hacen marchar unos ministerios de alucinación".
Eso decía Ortega, y terminaba diciendo: "Liberalismo y nacionalización, lemas de nuestro movimiento. Una España en buena salud, una España vertebrada y en pie".

Siguiendo con la conferencia de Marías "Nueva misión de la Universidad", señala dos nuevas realidades que afronta la universidad desde 1930, una de ellas es la politización y otra la masificación. La primera comienza en la Alemania de 1933, cuando se eliminan profesores y asuntos según el criterio del que manda, luego aplicado en España desde 1939 y que continúa a partir de 1956 con otro signo pero con los mismos efectos politizadores.
La masificación implica la dificultad de mantener el nivel de los profesores para tantos alumnos. La utilización de los modernos medios de comunicación, como la televisión o la radio, podría paliar estas limitaciones.

En 1980 Marías indica el peligro de la politización, todavía en esos años y añadía: "Esto significa la pérdida de calidad y la pérdida de la eficacia. Y si esta pérdida se mantiene, nos jugamos simplemente la decadencia".
"Si nosotros tenemos unos cuantos años más con una Universidad inadecuada, seremos un país de segundo orden. Algunos dirán que lo somos, que lo somos sin más. Yo no lo creo. No lo creo absolutamente, y cada vez lo creo menos. Creo además que en el orden de la creación superior, España en el siglo XX ha sido un país absolutamente de primer orden".

Además, termina Marías, aparece un problema general del ámbito universitaro en todo el orbe, es el caso del arcaísmo: el olvido del pasado reciente, con las grandes innovaciones intelectuales del siglo XX y la utilización como presente intelectual el pensamiento del siglo XIX. Una grave cuestión que puede hacer caer en decadencia a toda una civilización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario